Autocontrol del pensamiento desde el respeto

Todos los seres humanos podemos controlar el pensamiento desde que somos pequeños, tan solo debemos aprender cómo hacerlo para que este no nos controle a nosotros. En primer lugar debemos comprender que el pensamiento es una herramienta para poder sobrevivir en la Tierra. La conciencia que observa está por encima de este y lo podemos comprender cuando entramos en silencio y vemos cómo los pensamientos vienen y van sin control.

En realidad el pensamiento se controla desde la intención, lo que sucede es que lo tenemos tan automatizado y natural que a veces no somos conscientes de que sucede así. Siempre que hay un pensamiento hay una intención y el único momento que el pensamiento toma el control es cuando abandonas la intención de forma inconsciente.

Vamos a poner un ejemplo:
Si te digo que pienses en cuando eras pequeño/o eres capaz de seleccionar un recuerdo o pensarlo. Si consigues pensarlo es porque has puesto la intención de hacerlo, de modo que la intención puede mover el pensamiento. Si no pones intención alguna el pensamiento cabalga libremente por tu mente, pero si pones la intención de que la mente se detenga poco a poco lo conseguirás. Quizás al principio te costará más porque llevarás toda la inercia de pensamientos, pero al igual que el agua agitada se puede llegar a calmar, tu pensamiento necesita un tiempo para calmarse como el agua. Si eres consciente que con tu intención dominas a tu pensamiento serás capaz de sacar de tu mente pensamientos dañinos y perjudiciales que no te benefician, con lo que ganarás más autocontrol.

Propuesta para este mes, meditación para calmar la mente.

Este mes en red de valores te proponemos que expliques esto mismo que hemos explicado arriba y en un entorno natural, en plena excursión os toméis unos instantes para seleccionar distintos pensamientos con vuestra intención, al principio podéis hacerlo como un juego, los niños aprenderán que pueden controlar su pensamiento e incluso pueden detener su mente.

Para meditar en la naturaleza podéis intentar parar la mente observando respetuosamente el paisaje y poniendo la intención de pararla, con paciencia lo lograreis.


                
                                  Foto realizada por Oscar Gomez   www.quenosquitenloviajado.com